Columnas

Wednesday, October 09, 2019

Un comunista


Rodobaldo Martínez Pérez
rodo@enet.cu
 Para el Papa Francisco: “Los comunistas piensan como los cristianos”, responde así en una entrevista, en Roma, donde afirma: “Cristo ha hablado de una sociedad donde los pobres, los débiles y los excluidos sean quienes decidan”.

El pontífice agrega: “No los demagogos, los barrabás, sino el pueblo, los pobres, que tengan fe en Dios o no, pero son ellos a quienes tenemos que ayudar a obtener la igualdad y la libertad”
No es que el líder de la Iglesia Católica abrazara la teoría de Carlos Marx y  tuviera como libro de cabecera al Capital, sino que desea el bien a los hombres, condena a los explotadores y a todos aquellos que lucran con el sufrimiento de los más humildes.

Thursday, September 26, 2019

#Fidel nos enseñó el Si de puede


Rodobaldo Martínez Pérez
rodo@enet.cu
Ante la difícil contingencia energética que vive el país, por el presente endurecimiento del criminal cerco comercial, económico y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba, desde el 7 de febrero de 1962, no solo cabe la frase  de Juan Almeida: “aquí no se rinde nadie”, también el Sí se puede de que siempre caracterizó a Fidel.
Vivimos momentos duros, pero debemos aprender del optimismo y la fe en el triunfo, tanto del Comandante en Jefe, como de Raúl.
 Raúl, en 1994, dijo públicamente en Holguín y en la Isla de la Juventud el Si se puede para salir adelante del cruento periodo especial en tiempo de paz, a pesar de la distancia de la  lucecita en el largo y aciago túnel por el que transitaba el país, en ese entonces.

En el acto por el  aniversario 41 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, con sede en la Isla de la Juventud, con la presencia de un grupo de periodistas de toda Cuba, que lo acompañábamos, Raúl afirmó: “Fidel nos enseño el Si se puede”

Friday, September 13, 2019

Revolución en el corazón


#RevoluciónenelCorazón
Rodobaldo Martínez Pérez
Tener a la Revolución en el corazón, pasa por la compresión del hecho. Nunca podríamos aquilatarla bien  o quererla si antes no entendemos el significado, para Cuba, del triunfo del Ejército Rebelde, comandado por Fidel Castro Ruz.
El día Primero de Enero de 1959 marcó un antes y un después para la Patria, comenzaron a conquistarse alegrías que resultaban sueños hasta entonces y, aunque no estamos delante de una obra perfecta, por primera vez, brota un sistema que pensaba en las mayorías, desde los más humildes.
En lo social, eliminamos la ignorancia con la grandiosa Campaña de Alfabetización, la tierra fue para quienes la trabajaban, gratuidad para todos en la salud pública y la educación, colocó al hombre en el centro de las soluciones más importantes y emancipó a la mujer, entre otros muchos logros.
Durante el complejo recorrido, de estos más de 61 años, los obstáculos son mayúsculos, pero gracias a  la Revolución, el país  avanza entre los primeros en el área mundial, principalmente en las ciencias, como el frente biotecnológico.

Saturday, August 31, 2019

Servidores públicos somos todos

El país que yo quiero pasa por  la eficacia de los servidores públicos

Rodobaldo Martínez Perez
El país que yo quiero pasa por  la eficacia de los servidores públicos, esos cuya responsabilidad es la prestación correcta de un servicio al pueblo, con total satisfacción.
Cuando brindamos un trabajo defectuoso, lo conseguido es únicamente el disgusto de quienes lo reciben y la falta de ahorro de los recursos puestos en nuestras manos, sencillamente, así la sociedad no es la ansiada.
    Díaz-Canel lo caracterizó: “Pensar como país, pensar Cuba es que todos nos entreguemos en cuerpo y alma al servicio de la nación, sacando el mayor provecho de la fuerza más formidable y poderosa de la Revolución: la Unidad.”

Tuesday, August 13, 2019

Triunfar siempre


#Holguín 26  de julio del  2006 la última vez que lo vi físicamente

Rodobaldo Martínez Pérez
rodo@enet.cu
Fue el 26  de julio del  2006 la última vez que lo vi físicamente, entre aquellas 20 veces que había compartido con el Comandante en mi vida  periodística. Fidel, para sorpresa de todos, decide participar en la inauguración del Grupo Electrógeno más grande del país, ubicado en Guirabito, cerca de la ciudad de Los Parques.
Regresaba desde Bayamo, donde resumió la celebración por el  aniversario 53 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes y, con su total gentileza, decide hablar dos veces en la histórica fecha.

Llegó sonriendo y su siempre interacción con el pueblo no la dejó ni en aquella memorable ocasión, en la cual se le vio dirigirse a las masas, en un acto tan trascendental, con su firmeza habitual y, sin un atisbo, de lo que pasaría luego con su salud.

A la convicción de amor del público presente, cuando dijeron en una frase todo su sentir: “Te queremos Fidel, te queremos”  y respondió con mucho cariño y un sentimiento recíproco: “Yo también los quiero a ustedes”.

Fidel estaba convencido del gran poderío de esas multitudes y el protagonismo             con  esa unión. En los 47 años de Triunfo del 59 esa fue su mayor fortaleza.

Siempre gobernó preocupado por los más humildes, junto a su pueblo,  bebió de sus experiencias  y, cada determinación, nació de sus constantes  diálogos  con las masas.  Supo que fortalecer a la Revolución dependía de esa inquebrantable fusión.

Para que  la obra de Enero fuera invencible debiera nutrirse  de la sabia de la población, la unidad fue el escudo y la inteligencia su mejor arma para enseñarnos siempre a triunfar, sin importar el escenario.

La capacidad de defenderse de sus feroces enemigos es la garantía de supervivencia y el patriotismo y la conciencia atributos irrenunciables. Ya Fidel fue al futuro y nos diseñó el presente y así marchamos por su promisoria manera de ser.

De Martí aprendimos a unirnos y  de Fidel el saber siempre triunfar. Ser como el Comandante nunca podemos convertirlo en consigna, porque lo despojamos de contenido, lo hacemos estéril y lo divorciamos de la acción necesitada en esta Cuba de hoy, que conmemora, con renovados compromisos sus 93 cumpleaños. 

Nadie pudo imaginar que en pocas horas enfermaría, con mucha energía y amor saludó a los ocupantes de la primera línea.