Saturday, November 03, 2007

Un día el bloqueo quedará atrás

Emperador se quedó usted muy solo en Naciones Unidas

Rodobaldo Martínez Pérez

rodo@ahora.cu

www.ahora.cu

Hoy, cuando estamos próximos al sábado, único día posible de publicar nuestro semanario, nos debatimos en la incómoda decisión de discriminar. Duele examinar los materiales periodísticos sobre la mesa. Hay para más de tres o más periódicos, pero solo podemos hacer uno.

Alguien desde el Imperio extrema las palabras y trata de seguir engañando a la opinión pública de los propios Estados Unidos y del Mundo: El Bloqueo de más de casi cinco décadas a Cuba es contra Fidel Castro, no daña a nadie más.

Es el Imperio contra el mundo. 184 países soberanos, en Naciones Unidad, dijeron No al bloqueo genocida, pero el Emperador de turno insiste en sus malvados planes, sin importarle, que en el caso nuestro solo podemos hacer un periódico a la semana, y con una reducida tirada de 60 mil ejemplares para una población de 600 mil lectores potenciales.

¡Que burrada!, señor Emperador, estamos en pleno siglo XXI, cuando deberíamos dejar en el olvido los gritos de guerras que todavía hoy entristecen a la humanidad. ¿Escuchó la noticia? En su propio corazón se alzaron las voces para reiterar: No al bloqueo. Use la sensatez aún cuando ya empaca para irse.

Este bloqueo, que usted persiste en llamar embargo, golpea a todos los cubanos durante cada día, siempre falta algo que no llega o demora y al preguntar, están sus manos por el medio y el vicioso deseo de estrangular esta digna y ejemplar Revolución.

Pero cada día vencemos sus trabas, y derrotamos al bloqueo. Claro pagamos un precio. En el caso nuestro solo podemos tirar un periódico a la semana, con posibilidad de hacerlo diario.

Llega la hora de cierre. En la pantalla de mi PC, que está aquí como muestra que rompió el bloqueo, en la misma redacción del semanario ¡ahora!, en Holguín, Cuba corren las informaciones que no verán los lectores.

Damos prioridad a los estragos de la Tormenta Tropical Noel. Es digna la solidaridad. Hombres de pueblo, con uniforme del Ejército, los mismos que usted, equivocadamente, llamó a traicionar, rescataron, a riegos de sus vidas, varias familias humildes que quedaron aisladas por las fuertes crecidas de los ríos. No reportamos fallecidos y tristemente en el caribe hay más de 100.

¡Ah!, y para más dignidad muchos amigos, de 32 países, llegaron hasta acá para, desde el III Coloquio Internacional para la Liberación de los cinco, pedir la libertad de estos bravos jóvenes, quienes injustamente usted retiene en cárceles norteamericanas, por tener el coraje de luchar contra el verdadero terrorismo en las mismas entrañas del Imperio. Son luchadores antiterroristas y no como usted que habla de enfrentar al terrorismo, pero lo que hace con más muertes, dolor y vidas inútilmente perdidas.

Bueno ya cerramos la edición 9 mil 657 y pronto, el 19 de noviembre celebraremos el 45 cumpleaños de ¡ahora! y seguro que romperemos aún más el bloqueo y seremos diarias, como antes de la década del 90, en el siglo pasado.

Wednesday, September 26, 2007

Fidel prefirió los tiburones, antes de ser apresado, hace 60 años, cuando Cayo Confites

Fidel Castro, cuando regresó a Birán, luego de desafiar los tiburones en la bahía de Nipe, en Antilla, para no dejarse apresar, luego del fracaso de los sucesos de Cayo Confites. Entonces tenía 21 años.
Nuuestro periódico ¡ahora!, publica este sábado 29, un testimoní de Mongo Castro, hermno mayor de Fidel, sobre los sucesos de Cayo Confites, a seis décadas de su acontecimiento. Mi amigo Roberto Silva es el autor y aprobó ponerlo primero en mi página. Gracias.

Roberto Silva Pérez/¡ahora!
Foto Archivo familiar y AHORA
“Mi mamá por un lado y yo por el otro, preguntábamos por Fidel. No busques más aquí a tu hermano, con otros se tiraron al mar en el canal de Levisa, en la bahía de Nipe. El mundo me cayó arriba. Los tiburones se los comieron”. Así recuerda Mongo Castro los sucesos de la expedición de Cayo Confites, después de 60 años.
“¿Fidel Castro Ruz esta aquí?, ¿Fidel Castro Ruz esta aquí? Mi mamá por un lado y yo por el otro, preguntábamos en las distintas casillas del tren, donde iban presos, hacia La Habana.
“Sin mediar explicaciones el general Juan Rodríguez afirmó lacónicamente: no busques más aquí a tu hermano, con otros se tiraron al mar en el canal de Levisa, en la bahía de Nipe.
“El mundo me cayó arriba. Los tiburones se comieron a mi hermano. Fue la única idea fija. Conocía el lugar siempre peligroso por esos animales”.
Ramón Castro Ruz, hoy Héroe del Trabajo de la República de Cuba, rememora aquella aventura de su hermano, cuando junto a Lina Ruz, al saber lo de Cayo Confites, fueron al encuentro de Fidel.
Me confesó, en un ambiente distendido: “Voy a tratar de acercarme a aquellos tristes acontecimientos, según mi memoria, a la distancia de 60 años.
“Me encontraba con Lina, mi mamá, en el café La Paloma que teníamos en Birán, y llegó Manfugás, hijo de un teniente de Mayarí, quien nos comunicó que había visto a Fidel en un camión con rumbo a Antilla, para embarcar para Cayo Confites. El intentó desmontarlo, pero no quiso.
“Mamá y el viejo se preocuparon muchísimo. Era la primera vez que veían a Fidel en una acción de esa categoría. Mamá consiguió una lancha y se trasladó hasta el cayo donde se entrenaban los hombres para liberar a Santo Domingo de la dictadura de Trujillo. Cuando regresó, conocimos que el general le había dicho que podía llevárselo, porque era menor de edad, pero Fidel se resistió a volver. Había dado su palabra y prefería morir antes que faltar a ella.
“Después solo nos quedaba oír la radio y leer los periódicos, por donde era anunciada la invasión. Yo decía, si esta gente desembarca en Santo Domingo, los van a matar a todos, porque los iban a estar esperando.
“Cuando caen presos los expedicionarios de Cayo Confites, nos enteramos de que los iban a trasladar desde Antilla para La Habana en casillas de trenes, por lo que pasarían por Alto Cedro y para allá fuimos mi mamá y yo, entonces nos enteramos de que prefirió la bahía de Nipe que ir preso.
“Los expedicionarios estaban casi muertos de sed, me pedían agua de unos charcos que había en la tierra, los guardias no les dieron agua, yo no sé cómo llegaron a La Habana vivos, porque ni comida creo que les dieron, en esos dos o tres días en que hicieron el viaje, parecían puercos.
“Saco fuerza y le digo a mamá: no busques más a Fidel. Está en Birán. Fue mi predicción. Así me pasó después cuando el Moncada y el Granma, cuando me decían que estaban muertos, yo siempre tenía fe. Él no podía morir, y me salieron bien las cosas.
“Cuando le digo eso a mamá -¡Está en Birán!- se volvió loca de alegría. Enseguida me cuestionó ¿pero cómo tú lo sabes? Me lo dice el corazón, yo conozco a Fidel, él está allá. Y sin pérdida de tiempo arrancamos para Birán, a donde llegamos por la tardecita.
“Allí estaba el futuro Comandante en Jefe de la Cuba que lo necesitaba. El Poeta de la Aurora, como dijera el Che, el invencible e incansable Fidel. Como si nada lo encontramos junto a los demás que se habían escapado.
“Ya caía la noche y Fidel me propone ir a Mayarí para localizar al Gallego, con el fin de saber qué hizo con las armas y salgo para allá, pero me estaban esperando los guardias del ejército. Me llevan para el cuartel y el teniente Fraga me dice: Lo que tú andas buscando está aquí ya, tenían las armas en un guacal para mandarlas para Santiago de Cuba.
“Regreso a Birán ya de madrugada y Fidel, Lujan Vázquez y los otros me estaban esperando en calzoncillos y descalzos debajo de una mata de anacahuita que había frente a la tienda de Birán, que después se quemó junto con la tienda.
“Fidel me pregunta por las armas y le digo lo que había pasado y se puso hecho el diablo, quería ir para Mayarí, tuve que luchar fuerte para que desistiera de la idea, hasta que logré controlarlo y poder acostarlo.
“Al otro día reparto a sus compañeros, cuando llego a Alto Cedro, para que cogieran el tren, nos encontramos que ahí estaban los guardias de Mayarí, quienes traían las armas, para llevarlas para el cuartel Moncada, en Santiago de Cuba.
“Me dio satisfacción que ellos vieran las armas, para descartar que yo había dicho mentira la noche anterior y que nosotros nos las queríamos coger.
“Fidel me contaba después que cuando ellos se tiraron lo hicieron en una balsita. Pero una lancha patrullera los detectó y les pegaron los focos y les cayeron a tiros. Fue de noche cuando se escaparon y él dijo balas por arriba y tiburones por debajo y prefirió los tiburones, nadaron hasta las costa de Cayo Saetía, donde se perdieron en el monte, era de madrugada, hasta que llegaron a la casa de un pescador y este los sacó en un bote hasta Cuatro Camino, en el municipio de Mayarí, y después de mucho trabajo llegaron a Birán.
“Fidel solo se va para Holguín y supongo, nunca he precisado con él ese detalle, que se fue en avión y se apareció vestido de traje a esperar a los expedicionarios que fueron trasladados por el tren hacia la Habana, todos se asustaron cuando lo vieron, lo hacían comido por los tiburones”.
Ramón se queda con la mirada fija, como tratando de recordar algo más y termina: “En todos los años he tenido el corazón de hierro, tener a Fidel y Raúl como hermanos ha sido para mí y la familia, una dura prueba, desde muy jóvenes están cerca del peligro, mira eso, Fidel con 21 años metido en cosas ya de guerrilla y unos años más tarde Raúl se enrola también en lo del Moncada, eran prácticamente niños, pero así es la vida compadre…”
DECLARACIONES DE FIDEL SOBRE EL TEMA
A Ignacio Ramonet, director del mensuario Le Monde Diplomatique, en la reciente obra Cien Horas con Fidel. Dijo: “Sí, en 1947, con 21 años, me fui a la expedición de Cayo Confites, en pro del derrocamiento de Trujillo, ya que me habían designado en los primeros tiempos presidente del Comité Pro Democracia Dominicana de la FEU. También me nombraron presidente del Comité Pro Independencia de Puerto Rico, en el primer año de la Universidad o en el segundo. Había tomado muy en serio esas responsabilidades. Estamos hablando del año 1947, y ya desde entonces albergaba la idea de la lucha irregular. Tenía la convicción, a partir de las experiencias cubanas, de las guerras de independencia y del pensamiento de Martí, que se podía luchar contra un ejército. Yo pensaba en la posibilidad de una lucha guerrilleras en las montañas de Santo Domingo. Pero aquella invasión de la República Dominicana se frustra.
“Cuando Cayo Confites, en la etapa final, viendo el caos y la desorganización reinante en la expedición, yo tenía planeado irme para la montaña con mi compañía, porque terminé de jefe de compañía en esa historia. Cayo Confites fue en 1947, y lo del asalto al Moncada en 1953, apenas seis años después, pero yo tenía la idea de aquel tipo de lucha. Yo creía en la guerra irregular, por instinto, porque nací en el campo, porque conocía las montañas y porque me daba cuenta de que aquella expedición era un desastre. Y pensaba: Con un pelotón, con un grupito, hacer la guerra en las montañas, una guerra irregular. Pensaba que no se podía pelear frontalmente contra el ejército porque este disponía de marina, de aviación, lo tenía todo, era tonto ignorarlo”.
En declaraciones hechas al periodista y escritor colombiano Arturo Alape, sobre el Bogotazo, ocurrido en Colombia un año después de los hechos de Cayo Confites, el 9 de abril de 1948; vuelve a rememorar Cayo Confites:
“Todo aquello estuvo muy mal organizado, puesto que había gente buena, muchos dominicanos buenos, había cubanos que sentían la causa dominicana, pero con el reclutamiento apresuradamente, incorporaron también antisociales, lumpens, de todo.
“Yo me enrolé en esa expedición como soldado. Estuvimos varios meses en Cayo Confites, donde está entrenándose la expedición. A mí me habían hecho teniente de un pelotón. Al final tienen lugar acontecimientos en Cuba, se producen contradicciones entre el Gobierno civil y el Ejército y este decide suspender aquella expedición.
“Así las cosas, alguna gente deserta frente a una situación de peligro y a mí me hacen jefe de una compañía de un batallón de los expedicionarios. Entonces salimos, tratábamos de llegar a Santo Domingo. Al final nos interceptan, cuando faltan unas veinticuatro horas para llegar a aquella zona y arrestan a todo el mundo. A mí no me arrestan, porque yo me fui por el mar, no me dejé arrestar más que nada por una cuestión de honor, me daba vergüenza que aquella expedición terminara arrestada. Entonces en la bahía de Nipe me tiré al agua y nadé hasta la costa de Saetía y me fui…”
Se cumplen 60 años de los preparativos de la expedición de Cayo Confites, y para esta provincia este suceso la toca muy directamente, uno por haberse desarrollado geográficamente dentro de sus limites: Antilla, Cayo Saetía, Bahía de Nipe, Mayarí, y Birán entre otros sitios que fueron testigos de este suceso, y porque entre los expedicionarios había un hijo de esta tierra holguinera: Fidel Alejandro Castro Ruz, quien ya desde los 21 años prefirió la muerte antes que faltar a su palabra.







.

Friday, June 01, 2007

Gibara: Tan encantadora como siempre




Colón la nombró Río de Mares


y dijo que era la tierra más hermosa


que ojos humanos vieron.


Hoy su gente quiere que cointinúe


siendo Gibara la Bella


Rodobaldo Martínez Pérez/ ¡ahora!






Ni Paris, Roma, Venecia o hasta cualquiera de las siete maravillas es mejor que Gibara. Así son de pretenciosos los gibareños, no importa que estén ausentes del terruño o viviendo cada uno de sus días. Son hombres y mujeres alegres, con muchas riquezas espirituales y deseosos de que su Villa esté cada vez más bella.
En cualquier esquina dicen: Puedes dormir ahí que nadie te toca. Recuerde que por aquí entró Colón y luego fue contando por el mundo: Esa es la tierra más hermosa que ojos humanos vieron.
Es fascinante Gibara. Superior al amor a primera vista. El que la conoce inicia un romance infinito y abraza para siempre su seductora pequeñez, su imagen queda imborrable y seductoramente te atrapa entre la riqueza del orgullo por su Monumento Nacional, en ese pacto casi perfecto entre mar y tierra, como bondad en exceso de la naturaleza con esta región de exuberante vegetación.
De Jiba palabra Arauca descendió su nombre. Así denominaban los aborígenes a un arbusto silvestre abundante en las orillas de ríos y lagunas.
Surgió el 16 de enero de 1817, al amparo de la Batería Fernando VII, para protegerla de ataques de corsarios y piratas.
Ya en 1822 su puerto adquiere la categoría de tercera clase. Es próspera la actividad mercantil. Personas de múltiples nacionalidades deciden echar suerte aquí y la clase pudiente edifica esta maravilla patrimonial durante los siglos XIX y XX, que al ser la segunda ciudad amurallada la protegieron siempre de los embates bélicos o ambiciosas conquistas.
Un peculiar ferrocarril une a Gibara con Holguín en 1893, para un mejor trafico comercial.
En una cuadrícula definida por tres plazas, enlazadas por un eje principal, creció la Villa, que por desvelo del mar es bañada por caprichosas olas con espumas blancas, donde los enamorados logran ver con el corazón.
Sus edificaciones más sobresalientes, exponentes del neoclásico en Cuba, son la Iglesia Parroquial, el actual edificio del Gobierno, la Vieja Sede del Casino Español y el Teatro Colonial.
El interés constante por proteger la ciudad devino, desde el primer momento, cuando el medio defensivo militar, que se desplegó durante la Colonia, edificó Fortines, la Batería Fernando VII, el Cuartelón y la amuralló, para que desde un inicio fuera intocable.
Así transita Gibara por esos duros años de total explotación, con un saldo de hambre y miseria casi absoluta, que se agudiza al perder la prosperidad del comercio marítimo con la construcción de la carretera central cubana en la década del 30 del siglo pasado que unió La Habana con Santiago de Cuba.
La naciente Revolución Cubana, al triunfar el primero de enero de 1959 encuentra aquí, como en el resto del Archipiélago, un triste panorama en las 2 mil 88 familias asentadas en esta zona. Según estadísticas del total de casi nueve mil habitante el 69, 8 por ciento vivía en extrema pobreza, y el 92, 35 por ciento carecía de empleo.
Su arquitectura
enamora a los visitantes
De inmediato inicia las trasformaciones revolucionarias.
La realidad social y económica cambió. Hoy en ese municipio, uno de los 14 de la provincia de Holguín, viven más de 72 mil personas, con óptima atención médica, educacional, cultural, deportiva y libremente deciden qué desean hacer.
Con la Revolución se construyeron el astillero Alcides Pino, la cooperativa pesquera, la Hilandería y fábrica de tabacos; se modernizó y amplió la de calzado, una planta de filtración para el abasto de agua potable y se instaló la red de acueductos para toda la población, que unida a las tradiciones pesqueras y agrícolas consolidan el auge del municipio.
Con se empuje llega Gibara a los duros años de Período Especial, cuando Cuba pierde casi el 85 por ciento de su comercio exterior y hay que detener aspiraciones para resistir a cualquier precio y salvar la Revolución, como se hizo con estoicismo, a pesar del costo social e ideológico.
Ahora, en los últimos cuatro años, por voluntad del Partido y el Gobierno del municipio, a insistencia de la máxima dirección provincial, y con recursos propios, comienza en la Villa Blanca el Programa Imagen, que solo en esta ciudad, sin incluir al resto de este territorio, incluye unas 40 acciones de inauguraciones de obras, remozamientos u otras labores encaminadas a mejorar el bienestar de los gibareños.
Pero la intención, como explica Porfirio Suárez Cisneros, el primer secretario del Partido Comunista de Cuba, en Gibara, es soñar más alto con muchas nuevas ideas de van dando señales de más prosperidad como la futura terminación del Teatro Colonial, el hotel Gibara, restauración de la Murcielaguina, el restaurante INIT, ranchón de la Escalinata, Museo Ferroviario, la Casa del Cineasta.
La decisión es tener un Piano-bar, detener la erosión del Malecón, hacer un parque Infantil, ampliar el hotel Bello Mar, darle un uso cultural al Cuartelón, convertir la calle Mora en Paseo, reparar las fachadas de las viviendas del casco histórico e incluso un hostal en el faro hasta unas 41 acciones.
Y los gibareños, con una Villa cada vez más seductora, seguirán subyugando a los visitantes en ese encantador silencio poético, como si todos los días la ciudad emergiera de su Río de Mares, más hermosa todavía por el desvelo de los muchos que desean renovar su imagen, y venir cada año aquí al Festival Internacional del Cine Pobre.
Con sus mitos seguirán creyendo que Isadora Duncan bailó desnuda en el antiguo casino español, donde actuaron Brindis de Salas, Ignacio Cervantes y Bola de Nieve, que Camilo vive en sus aguas, mientras Frank País pasea por el malecón en constante conspiración y el Che ilumina un futuro mejor.
Gibara ya no es un sueño distante de épocas.
El Proyecto Imagen
pretende conservar
lo autóctono de
Gibara y que
continúe como la
más bella

Friday, April 13, 2007

Banes: Un mundo mejor es posible



Rodobaldo Martínez Pérez
rodo@ahora.cu
http://www.ahora.cu/
Recientemente visité Banes, una alegre ciudad a unos 60 kilómetros de Holguín, que a la vez está a casi 900 de Ciudad de La Habana. Admira hallar allí a un laborioso pueblo, que desde casi 50 años teje su propio destino.
En Cuba, por voluntad de su gente, es el Partido Comunista el que dirige la sociedad y en Banes tiene esa responsabilidad una joven rubia, de finos modales, quien dedica su inteligencia y fuerza para el bienestar de su territorio.
Banes es hoy en la provincia el abanderado en la emulación especial que dedicamos aquí al 26 de Julio, en homenaje a cuando Fidel Castro se rebeló contra una dictadura que oprimía a los cubanos, la de Fulgencio Batista y atacó hace 53 años el segundo cuartel del país, el Moncada, en la ciudad de Santiago de Cuba.
El 26 de Julio es denominado Día de la Rebeldía Nacional y cada año se conmemora en la provincia y municipio más destacados en los renglones socio-económicos, culturales, deportivos, educacionales en fin en las esferas que dan bienestar, a pesar del descomunal bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba, por el solo hecho de querer ser libres.
Y en la provincia funciona una emulación interna, que cada mes selecciona al mejor municipio y desde hace ya varios es Banes, donde hay orgullo por ser la capital arqueológica de Cubana, una de las plazas de fútbol más fuerte, los maradonas o los ronaldos están al doblar de cualquier esquina.
En las costas de Banes están hermosas playas, entre ellas Guardalavaca, acogedor lugar que es orgullo para la provincia, al decir que sus arenas son más finas que la de Varadero.
Allí la leyenda recoge que en la época de los corsarios y piratas solían robar en la zona vacas, de ahí el grito protector guarden--- la--- vaca, que con el tiempo dio origen al nombre tan extraño para un lugar de mar, porque algunos preferían barca y no la del noble animal, tan fiel al hombre al abastecerlo de carne, leche y servirle para el trabajo.
Ese bello litoral, que embelece al visitante, con el contraste del agua y la vegetación, fue divisado por Cristóbal Colón y sus aguerridos acompañantes a borde de La Pina, La Niña y La Santamaría cuando el 28 de octubre de 1492, exclamó “Esta es la tierra más hermosa que ojos humanos hayan visto”.
Por aquí transitaron los aborígenes. La mejor muestra es el Sitio Arqueológico Chorro de Maita, donde se encuentra unos de los más importantes enterramientos aborígenes encontrados en Cuba, único en las Antillas, muy próximo a la playa de Guardalavaca.
Con el orgullo del terruño de los banenses son apasionados y laboran con ahínco para seguir adelante en su aporte para entre todos los cubanos hacer un mundo mejor y ¡Claro que es posible!

Thursday, March 01, 2007

Capital humano, millonaria riqueza cubana



Rodobaldo Martínez Pérez
rodo@ahora.cu
Siempre la ética y la verdad guían a la Revolución Cubana, como filosofía auténtica que la distingue en estos momentos convulsos del mundo de hoy, cuando Estados Unidos impone el terrorismo de estado con su capitalismo monopolista transnacional.
Los conceptos éticos tienen cada vez más vigencia en el accionar de la Revolución y sus valores se solidifican más en esta nueva etapa de historia real, para reforzar las premisas expuestas por Fidel Castro en La Historia me Absolverá y legitimizan la sólida unidad de varias generaciones para contribuir a la compenetración del proceder en el quehacer socio-económico del país.
Hay en Cuba toda una realización de ensueños, hasta utopías, materializadas en casi 50 años de quehacer revolucionario, incluso en los lugares más recónditos, que cubren la Isla, convertida desde 1959 en una gran obra social, con su total independencia, en medio de un planeta que tiene como principal enemigo al emperador Bush, para quien solo hay una posición: “o conmigo o en mi contra”.
Es ahora el mejor momento de la Humanidad para decir socialismo o no historia, o no continuidad, o destrucción absoluta. Ya no es Socialismo o burguesía. El capitalismo está detenido cada vez más y la autodestrucción serán sus horribles tentáculos de horrores y ambiciones.
Y mientras tanto Cuba enfila el 2007 con aire de avance, para dejar atrás y para siempre, el cruento Período Especial, escenario que inició en la década del ’90 del pasado siglo, cuando perdimos más del 85 por ciento del comercio exterior y constituyó una prueba de valor y amor de un pueblo por su Revolución.
Después de la dura resistencia, que introdujo diferencias, ya borradas por la Revolución, Cuba exhibe el mayor crecimiento del Producto Interno Bruto en América Latina y la garantía que se asciende en un mejor bienestar de vida, cuando existe la decisiva intención de vigorizar aún más la economía e incrementar la productividad y convertir a las empresas socialistas en el corazón del desarrollo nacional, para hacer más invencible nuestra resistencia.
Es una muestra de seguridad y confianza que, pese a la escasez y el sacrificio, no se descuidó, ni por un momento, la formación científica cubana y ahora pueden crecer nuestras misiones por el mundo, para irradiar salud, educación y solidaridad a los más desposeídos del Planeta, como ejemplo de fortaleza de la Revolución, cuya riqueza superior es su capital humano, con el más inmenso desprendimiento para compartirlo con los pueblos necesitados.
Para consolidar más nuestras virtudes estamos obligados a actuar para no lacerarlas, y pensar constantemente cómo garantizar su promoción constante, con una actitud crítica ante lo mal hecho, para con pasión y entusiasmo, ser mejores abanderados de los métodos novedosos que aplicamos, bajo la dirección de Fidel y Raúl en la consolidación del Socialismo del Siglo XXI.
Estamos convocados a fortalecer la ética, uno de los escudos para el debate ideológico de hoy, cuando necesitamos ver la verdad en la vida cotidiana y no en los libros, ante los contrastes del convulso mundo actual, repleto de tanta pobreza material y espiritual.
Y mientras otros siembran odio y muerte Cuba es más abanderada de la ética y la verdad.


Tuesday, January 23, 2007

EN ¡ AHORA ! LA VARILLA ESTÁ MÁS ALTA


Por Rodobaldo Martínez Pérez
rodo@ahora.cu
www.ahora.cu
Por acá anduvimos bien en el VIII Festival Nacional de la Prensa Escrita. Nuestro periódico resultó la Mejor Publicación Integral provincial, la Mejor Publicación Digital y la Mejor Primera Plana. Para ¡ahora! el reto es mayor, principalmente con nuestros lectores, que en esta provincia cubana son más de 700 mil y solo podemos disponer de 60 mil ejemplares cada sábado, debido al cruento bloqueo que nos impone el Imperio del Norte, y se nos dificulta grandemente adquirir el papel y otros medios, con el fin de aumentar las tiradas.
El principal asunto que nos animó, y a la vez devino tema central del Festival, fue todo lo relacionado con la Creación periodística y la lealtad con la Revolución. Las discusiones versaron sobre esa línea, que exhorta a las emociones en las ideas, en un ambiente de más astucia y oficio para elaborar cada mensaje.
Nuestro fin es lograr que la creación periodística esté a la altura de la lealtad a la Revolución. Que la prestancia distinga la labor de la prensa cubana y en especial de la holguinera.
El periodismo que hacemos es comprometido con la Revolución y como mejor la defendemos es con inteligencia, sin el más mínimo asomo de textos administrativos y fastidiosos.
Contamos con varias riquezas para ejercer el periodismo en Cuba. Una de las principales es el valor humano de nuestro pueblo, bien instruido y educado. Con amplia capacidad para reflexionar, criticar y sin ambages llamar al pan, pan y al vino, vino, sin temor a ninguna represaría.
Es el pueblo el dueño de su prensa y espera de nosotros, sus servidores, el mayor talento, objetividad y creación a la hora de enfocar el tema.
Este VIII Festival le fue bien al semanario ¡ahora! , donde desde ya la varilla por la calidad subió un poco más.