Sunday, August 10, 2008

Los Gráficos, en nuestra primera página


Por:Rodobaldo Martínez Pérez

rodo@ahora.cu

www.ahora.cu

Hace pocos días regresamos del Congreso de los periodistas cubanos, donde quedó bien definido el papel de la prensa en nuestra sociedad.

Tengo frente a mi el número 9 mil 696 del semanario ¡ahora!, correspondiente al sábado 2 de agosto, fecha que acá conmemoramos el Día del Gráfico, esos hombres y mujeres, con olor a tinta de imprenta, quienes vencen las inmensas trabas del bloqueo Yanquis contra Cuba, una de las mayores crueldades de este mundo.

Y digo que regresamos del Congreso, fue el número ocho en la historia de la Unión de Periodistas de Cuba, que recientemente celebró su aniversario 45, porque como dijo el colega del diario Granma Rolando Pérez Betancourt somos fieles y a la vez eternos inconformes con lo que hacemos.

Apostamos por el reflejo más objetivo de nuestra realidad, de nuestros problemas, que realmente son distintos, aunque sean los mismos a los de cualquier otra parte del mundo, pero para nosotros son diferentes. Por ejemplo algo tan cotidiano como poner más arroz en el mercado, acá sería noticia porque beneficiaría a todos por igual, sin embargo en Haití, Burundi, Japón o España es la ley del mercado, lo adquiere si puedes.

De las ocho páginas que tiene el semanario, adoptamos tal frecuencia de salida solo por pura necesidad económica, no por preferencia de los lectores, fue importante dedicar la portada a nuestros hermanos de faenas, los gráficos, quienes con viejas rotativas de la ya desaparecidas Unión Soviéticas y RDA ( República Democrática Alemana), jamás, ni en los más duros años del Período Especial, han hecho esperar a los lectores, aunque a veces un poquito más tarde de lo normal, pero ahí está la prensa.

Ellos son fundamentales para nuestro trabajo. De sus pericias y constancia dependerá la calidad de impresión de nuestra prensa, que solo sale en blanco y negro.

Acá los impresores se agrupan en un confortable edificio, hecho por la Revolución. El centro lleva el nombre de José Miró Argenter, un bravo general de origen español, quien echó su suerte al lado del Ejército Mambís para combatir por la liberación del yugo de la metrópolis. Fue el cronista de la Guerra.

Con decoro llevan su nombre. La edificación se levanta como uno de las tantas muestras de solidaridad con el lamentablemente desaparecido campo Socialista, a las afueras de la ciudad de Holguín, todos lo conocen como el poligráfico, independientemente que sus directivos, en aras de mejorar la imagen comercial prefieren timbrar hojas con PUBLICIGRAF, o ANGRAF, tal vez sea por esa pación por las siglas que en ocasiones toma fuerza en el Archipiélago Cubano.

Es una fábrica de periódicos muy competente, con su calidad certificada por exigentes mecanismos de la Nación, con la misión de imprimir toda la prensa cubana prevista desde Camagüey hasta Guantánamo, o sea para las seis provincias más orientales, de las 14 del país.

Con la impresión off set, en una conjugación durante su proceso de técnicas modernas con aún algunas convencionales, que en la medida de las posibilidades se irán perfeccionando hasta lograr la cuatricromía, esa aspiración que tenemos de estar a “todo color”, pero la realidad económica, que se agudiza por el bloqueo, nos lo ha impedido hasta ahora, pero persistimos en lograrlo.

El dos de agosto de 1894 nació Alfredo López, quien tempranamente aprendió el oficio de tipografía y más tarde se hizo linotipista, fue el líder más prominente de su época de la Asociación de Tipógrafos del país, en su honor, los gráficos cubanos celebran su día.