Wednesday, November 01, 2006

No es un bloqueo, y menos un embargo.

Este hospital, el Clínico Quilúrgico, uno de los más importantes en la provincia de Holguín, aún no se ha podido concluir, con varios servicios sin intalarse muestra evidente del Bloqueo, que impide adquirir equipos y medicamentos en los Estados Unidos o en cualquier lugar del mundo en que ellos tengan propiedades, ¿Es un embargo? No, una guerra económica.
Por Rodobaldo Martínez Pérez
rodo@ahora.cu
www.ahora.cu

Cada vez son más falsos los argumentos del Emperador sobre el bloqueo contra nuestra Cuba, por más de 45 años.
Realmente jamás se puede comparar con un embargo, e incluso ni es un bloqueo, sino una guerra económica.
Por decimoquinta vez la Asamblea General de las Naciones Unidas analizará el proyecto cubano de resolución: Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos de América contra Cuba.
Pero el Emperador es sordo ante la opinión pública mundial. El año pasado 182 países, cifra récord, votaron a favor de suspender esa criminal acción de la mayor potencia del mundo, contra una pequeña nación, por el simple hecho de querer ser soberana.
Si puedes revisar las normas del Derecho Internacional, ni una palabra, ni un punto justifica, en tiempo de paz, el bloqueo de un país contra otro.
Nuestros derechos humanos son violados constantemente con ese endemoniado bloqueo. Es un acto de guerra contra mi país, donde mis coterráneos, cada día, sienten en carne propia los efectos de esta criminal decisión.
Mire en Holguín, en una provincia a más de 700 kilómetros de La Habana, tiene un solo periódico para más de 800 lectores potenciales y nada más sale el sábado, con 8 páginas. Y en blanco y negro. El bloqueo no permite más.
Pero si vas a trasladarte de un sitio a otro, te golpea el bloqueo. Es complejo para el país adquirir nuevos ómnibus, taxis, camiones, unas veces porque no tenemos los créditos necesarios y otras porque temen vendérnoslos por miedo a ser sancionados por el Imperio.
Entonces se observan grupos de personas, por largas horas, esperando un transporte para llegar temprano al trabajo, escuela, visitar a familiares, al médico, pasear en un día de vacaciones o asueto.
Cientos de cubanos, con ese espíritu constante de resistir, se trasladan en bicicletas, pero no lo hacen por goces ni como deporte sino por necesidad.
Los viejos carruajes, tirados por caballos, que en los años ‘80, del siglo pasado, se empleaban para disfrutar de paseos nocturnos, se convirtieron, a partir de la década del ‘90, cuando Cuba pierde más del 80 por ciento de su comercio exterior, en un medio de transporte fundamental para moverse en ciudades y campos.
El Estado hace los mayores esfuerzos para mejorar el transporte, pero siempre se choca con el cerco del Emperador, quien está muy empeñado a arreciarlo más y más. Su ambición es vernos de rodilla, pero todo un pueblo dice jamás y seguimos adelante ganándole la batalla cada día.
Y mientras tanto el sacrificio es cotidiano, es la cruzada del día que te impone el criminal bloqueo.
Según las estadísticas este mezquino acto tiene un daño directo sobre nuestro pueblo y los cálculos, muy conservadores, superan los más de 86 mil millones de dólares.
Si tienes necesidad de asistir a un hospital, de inmediato te golpea el bloqueo, que no nos permite ni adquirir aspirinas en los Estados Unidos y ni pensar en apropiarnos de tecnologías de punta, ni hasta en los intercambios de literatura y entre científicos, pero nuestros médicos, enfermeras y personal de la Salud en general, hacen los mayores esfuerzos para suplir esa escasez y tenemos indicadores de países del primer mundo. La mortalidad infantil, sólo en esta provincia, es de 3,8 niños por cada mil nacidos vivos.
Nada, es la convivencia cotidiana, del que ningún cubano escapa al bloqueo, no importa el campo, la actividad, o si es de día o de noche, ahí están los dañinos efectos de la obsesión imperial.
Si tienes un familiar en Estados Unidos, es el Emperador quien decide cuándo se pueden ver y la categoría de familia que sería o la cantidad de dinero que mandaría.
Es tal cruel el bloqueo y lo quieren extender a cualquier rincón del mundo, sin importarles las voces que cada vez más se levantan en su contra, que recientemente a un niño cubano. Raysel Sosa Rojas, quien ganó un Premio Internacional sobre Medio Ambiente, auspiciado por la ONU, fue a Argelia a recibirlo.
Consistía en una cámara Nikón y sin miramiento fue despojado del obsequio, sencillamente porque el equipo fotográfico ya no es puramente japonés, sino tiene componentes norteamericanos y como el niño es cubano, simplemente no se lo dieron. Claro llegan hasta el bochorno.
Pero el Emperador no tiene parangón y arremete contra viento y marea. Recientemente unos investigadores y médicos de Estados Unidos recibieron el latigazo del Bloqueo, no lo dejaron asistir al Congreso Internacional de la Sociedad Cubana de Ortopedia y Traumatología.
Miren si va lejos el Emperador, que sin contemplación sancionó a 487 norteamericanos o residentes en los EE.UU porque viajaron a Cuba.
Muchos empresarios extranjeros que decidieron, o le da el deseo de tener negocios con los cubanos, tienen notificaciones del Departamento de Estado de los Estados Unidos de prohibirles la entrada al Imperio, e incluyen a sus familiares.
La complejidad del bloqueo a veces la converso con amigos y menos amigos de otras latitudes y no la entienden, no comprenden que por ejemplo en Cuba el desarrollo artístico se estimula en las diversas manifestaciones entre todas las edades, pero qué embarazoso es adquirir violines, pianos, flautas, zapatillas, leotares. Son engorrosas las transiciones comerciales y hay que acudir a terceros y cuartos países que sean guapos o se atrevan a desoír al Emperador y piden el más absoluto silencio.
No lo dudes, si Cuba hubiera accedido a los niveles y condiciones del financiamiento otorgados a los otros países, de similar nivel, la economía nuestra mostraría un grado muy superior.
Este 8 de noviembre la Asamblea General de las Naciones Unidas, seguro que volverá a condenar el bloqueo y el Emperador seguirá haciéndose el sordo, mientras que mi pueblo continuará ganando cada día la cruel guerra económica.

Tuesday, August 15, 2006

La Patria nos la dio Fidel

En el Palacio de las Convenciones, en Ciudad de La Habana, cuando los festejos por el cumpleaño 80 de Fidel
Por Rodobaldo Martínez Pérez
rodo@ahora.cu
www.ahora.cu
Hay quienes dicen que superas a Dios. Otros afirman que eres inigualable y casi todos coinciden que la infinita vocación de Fidel Castro es hacer bien a los demás.
Este 13 de agosto los 80 años llegan. La mayor sorpresa es recibirlos en la cama. Cómodo lugar para otros, pero es donde menos has estado en toda la vida.
Llegar a ocho décadas es un privilegio más para su existencia. Es muestra de que es afortunado. Una larga vida sólo al servicio de su pueblo y de las causas más humildes y justas del planeta.
Hombres grandes la vida le jugó una mala pasada tempranamente. Julio César no pasó de los 43 años, Napoleón Bonaparte a los 51, Simón Bolívar a los 47, Lenin a los 53, José Martí a los 42.
Fidel llega a los 80 y desde su lecho, donde se recupera de una intervención quirúrgica, sigue haciendo Revolución. Hay que “luchar y trabajar”, le pide a su pueblo, que aclama por su más pronta recuperación.
“Lo importante es que en el país todo marcha y marcha perfectamente bien”, expresa en su mensaje al pueblo de Cuba y a los amigos del mundo. Es el optimismo de un hombre que jamás se ha dejado vencer por las peores adversidades.
Es el mismo Comandante en Jefe, quien en Cinco Palmas, en plena Sierra Maestra, en el Oriente de Cuba, luego de desembarcar el yate Granma, en su travesía desde México con 82 hombres a bordo, al reencontrarse con Raúl Castro y otros compañeros, que en total sumaban siete, con cinco fusiles, estremeció las montañas cuando grito: ¡ Ahora sí ganamos la Revolución!
Es el que ahora, en este 13 de agosto, plantea: “A todos los que desearon mi salud, les prometo que lucharé por ella”.
Así es nuestro Fidel, que provoca exclamaciones como en aquella señora de pueblo: “El mundo sin Fidel es otro mundo”. Que sabio es el lenguaje popular y cuánta devoción sobresale en millones de personas, de disímiles credos, quienes piden su más pronta recuperación.
Ya la dijo un amigo que lo visitó en los primeros días después de la operación: es tan resistente como el Caguairán, uno de los árboles de la madera más valiosa, dura y resistente, es incorruptible, compacto, de una dureza extraordinaria. El color es rojo púrpura, con un grano recto, durable y muy consistente.
Los yanquis hasta se asombran de por qué tanta devoción por un hombre, pero desconocen que ese hombre es el Comandante que guía a los cubanos hacia la dignidad plena del ser humano, que muchos ni pueden desearla y otros la han perdido en este mundo de hoy.
Para los cubanos Fidel es el velador del bien. Una de las primeras palabras que pronuncia un niño en Cuba es: Fidel. Y con esa bella inocencia, propia de la edad, le cantan, lo reconocen en fotos, en la televisión y hasta le dicen papá.
Eso es Fidel para todos: la inspiración invariable, la confianza de que su vigía nos protege, de que nos saca las castañas del fuego constantemente: El paradigma de jefe, dirigente, amigo, compañero. El cubano incansable, que confía en su gente para que la Revolución siga siempre adelante.
Fidel nos ha dado una Patria, la misma que quería Céspedes, Gómez, Maceo, Martí, Mella, Villena, Camilo, el Che, la misma por la que han muerto miles de los mejores hijos de esta Isla, la misma que los americanos no perdonan que la tengamos libre y soberana, con un alto orgullo ante el mundo.
Esa Patria nos la dio Fidel.

Monday, July 03, 2006

Somos Vangurdia Nacionales


Rodobaldo Martínez Pérez
rodo@ahora.cu
http://www.ahora.cu/
Ya salió nuestra edición sabatina, este primero de julio. Es la número 9 mil 585. Es de cirujano la acción para no dejar tantos buenos trabajos en los colchones editoriales.
Desde 1992 que hacemos el semanario, obligado por la escasez de papel, debido al bloqueo yanquis, apelamos a los malabares, pero aún así dejamos materiales para cubrir cinco o seis periódicos, de ocho páginas, como es el ¡ahora!, de la provincia de Holguín, en el oriente cubano.
Muchas de esas noticias son fiambres para el próximo número. Es otro de los precios que pagamos por el camino escogido como país libre. Ahí están las leyes de los Estados Unidos que prohíben el comercio con Cuba. Nos es difícil adquirir los medios para la impresión, además del costo de transportación, pero aún así tenemos periódicos nacionales diarios y más temprano que tarde también saldremos nosotros.
Por esa anticuada política, nuestros lectores no pueden ver el ¡ahora! todos los días.
Quería comentarle que una de las principales noticias la generó mi colectivo. Alcanzamos la Vanguardia Nacional, condición que la mantenemos por 20 años, de ellos 15 consecutivos.
¿Qué es en Cuba una Vanguardia Nacional? Un colectivo muy destacado a nivel del país. De los mejores y en nuestro caso corresponde al Sector de la Cultura, que es el sindicato donde estamos afiliados.
El acontecimiento nos llenó de alegría, que creció con las llamadas de los lectores, para quienes trabajamos. Pronto haremos una fiesta para festejar ese éxito. Un trofeo más que entra a nuestra sala de historia.
Pero entre todas las informaciones de la edición la más importante la titulamos en color rojo, en la primera página, Buscando la Luz.
De hecho es una hazaña. La protagonizaron trabajadores de la Empresa Eléctrica en la provincia de Holguín. En dos meses montaron 119 grupos electrógenos para generar 207 Kw., a fin de eliminar los apagones – la falta de luz eléctrica- que tanto nos golpeó en plena década del 90 y al principio de este Siglo. Llegó a ausenterse hasta 18 horas continúas. Otra arista del bloqueo yanquis.
Ya por generación no faltará más la luz eléctrica. Es el resultado de una Revolución Energética, como mismo se llama en Cuba este 2006. Ahí están sus frutos.
Otra buena información fue anunciar que el mismo día de la circulación del periódico, estaría en la principal plaza de la ciudad de Holguín el cantante Pablo Fernández Gallo, más conocido por Paulito FG, que promocionó la campaña de este verano, que inicia en la Isla el próximo día 8.

Tuesday, June 13, 2006

LLueve sobre la sequía

Rodobaldo Martínez Pérez
rodo@ahora.cu
www.ahora.cu
Esta edición del periódico fue bastante mojada. La foto principal muestra la presa de Güirabo vertiendo. El hecho no ocurría desde hacía unos cinco años y muy pocas veces en los últimos dos décadas.
Los holguineros gozamos estos aguaceros. Casi se había perdido la costumbre. Muchos aprovecharon para mojar sus cuerpos, y otros expulsaron sus energías negativas.
De inmediato los campos cambiaron. El verde, de esperanza, cubrió los pastizales.
Los cultivadores agradecieron la hermosura de la tierra y los animales apartaron el estrés para saborearon sin desespero la piedad de la naturaleza.
Los holguineros, a más de 700 kilómetros de La Habana, sintieron seguridad al saber que ya tenían agua, por la vía del acueducto, para todo este año y el primer trimestre del 2007. Hacía rato que eso no sucedía.
Acá la sequía nos ha torturado. Millones de pesos se han gastado para llevar a los hogares el preciado líquido: en carros cisternas, carretones tirados por animales y hasta trenes especiales desde distantes lugares.
A la ciudad capital provincial, con más de 300 mil habitantes, la abastecen tres presas, donde en total se pueden almacenar 85 millones de metros cúbicos de agua. Las tres se secaron. En sus áreas se podía jugar al fútbol.
Pero aún así a nadie le faltó el agua. La mano bondadosa de la Revolución no deja desamparado. Aparecieron recursos y de inmediato nació una conductora de más de 40 kilómetros desde el río Cauto, el más largo de Cuba, hasta la presa de Güirabo, totalmente seca.
En tiempo récord, en jornadas de 24 horas, se terminó esa solución alternativa, que lamentablemente presentó problemas con decenas de tubos importados desde un país europeo, porque el despiadado bloqueo contra nuestro país impide comprar cualquier producto en los Estados Unidos, ni una simple aspirina y torpedean cualquier posibilidad de comercio con otros países.
Cuando ya se agotaba en agua entró el Cauto y llovieron los carros cisternas por las calles holguineras. Centavos costaban los galones de agua, se convirtieron los pozos y cisternas particulares en usos colectivos. Nadie buscó jugosas ganancias, como hubiese sucedido en el capitalismo.
Ahora hay perspectivas de traer el agua desde la zona este de la provincia, donde hay caudalosos ríos y un regular régimen de precipitación, a través de un trasvase, que será una de las más fabulosos obras hidráulicas en el país.
Mientras que lleguen esas aguas de los ríos Sagua de Tánamo, Mayarí y sus afluentes los holguineros disfrutamos estos aguaceros de junio con un acumulado de casi 300 milímetros y la intención de decirle adiós a la sequía, una de las más prolongadas de los últimos 100 años.

Monday, May 22, 2006

La fortuna de Fidel


Por Rodobaldo Martínez Pérez
rodo@ahora,cu
www.ahora.cu
Sin duda, Fidel Castro tiene la mayor fortuna de este mundo. Es una riqueza acumulada durante su larga y útil vida: la de siempre estar al lado de los humildes y para los humildes, incluso con el máximo desinterés por el dinero de su acaudalado padre.
Don Ángel Castro quiso que, el más inteligente de sus hijos, fuera a la capital a estudiar derecho en la universidad de La Habana, para luego administrar el amplio capital de la familia Castro-Ruz en la zona de Birán, en el Oriente Cubano.
Pero Fidel prefirió hacer otra fortuna: La de ser revolucionario y jugarse el pellejo, en complejas y difíciles misiones para poner su alta capacidad, fuerza y astucia en aras de los pobres.
Su limpia moral y la de predicar constantemente con el ejemplo, inspirado en los mayores sacrificios, elevan su tesoro ante los más de 11 millones de cubanos, que lo admiran y le dicen: Comandante en Jefe ORDENE.
Esa es su fortuna, la de compartir su suerte con los heroicos y bravos habitantes de está Isla, bloqueada por la mayor potencia de la humanidad.
Recuerdo cuando estuve en Oporto, Portugal, en la cumbre Iberoamericana, que amigos portugueses y españoles me preguntaban: ¿qué tiene Fidel, que los americanos no pueden con él? Esa es su riqueza, la de decir la verdad de frente, sin media tinta, ni importarle el peligro del más arriesgado escenario.
Ya lo dijo Fidel, si comprueban que tengo un solo dólar en un Banco del mundo, renuncio. Con lo interesado que está la mafia cubanoamericana de separar al Comandante del destino de los cubanos, sería un cómodo camino hallar el Bando con los millones de Forbes, así materializarían ese gran anhelo y cumplirían el deseo de volver a asesinar o humillar a los mejores hijos de la patria y enriquecerse acá, como lo hacían antes de 1959; cuando llegó el Comandante y mandó a parar.
Puede Fidel disponer de 100 mil millones de dólares, es el capital humano formado por la Revolución, los hombres y mujeres, que sin pedir prebendas, unen su suerte con los pobres africanos, un continente olvidado para muchos, o con los de Pakistán, o en América Latina, en el Caribe, hasta allá llegan médicos cubanos, profesores, técnicos, instructores de deporte o colaboradores de cualquier especialidad y dan gracias a la Revolución Cubana.
Ese simple gesto de agradecer el bien, por la acción estoico de los cubanos, sin importa donde, es la verdadera fortuna de Fidel Castro, que desconoce la revista "Forbes", de la oligarquía de los Estados Unidos.
Los auténticos millonarios, esos que llaman reyes y reinas, no llegan a la fortuna de Fidel probada a fuerza de coraje que es su ética intachable y su moral más alta que el pico turquino.
Si Fidel tuviera ese dineral que dicen los mentirosos del libelo “Forbes”, entonces los necesitados de este planeta fueran más felices, porque lo primero que haría sería donarlo para acabar con la miseria y el hambre que tanto crecen en esta humanidad, y a ningún millonario le importa.
Cuando él pudo aumentar la fortuna de su Padre, que ya para aquella época era bastante, decidió otra riqueza, muy alejada del dinero y renunció a las comodidades y buscó el peligro de las balas y la altura de la Sierra para expulsar del suelo sufrido cubano, a aquellos generales y doctores que robaban millones de pesos para hacerse cada vez más rico, pero de ellos si Forbes, ni ningún otro libelo del Imperio han estrito una palabra.
La grandeza de Fidel, que lo inmortalizará, es la de estar siempre al lado de los desposeídos y luchando sin descanso, para que el hombre sea cada vez más culto, que para él es una de la mayor riqueza de este mundo.
La riqueza de Fidel es saber que Cuba es ya una potencia genética, con más genetistas que toda América Latina junta. Que es una potencia oftalmológica, dispuesta a operar aquí gratuitamente a cien mil ciudadanos de los Estados Unidos, que no pueden recibir esos servicios en ese Imperio.
La riqueza de Fidel es saber que pudo enviar 2 mil 500 médicos a Pakistán, donar centros de operaciones hospitales de campaña. Y atender a más del 70 por ciento de la población en Cachemira. Lo que no pueden hacer los millonarios de Forbes de los Estados Unidos ni de Europa juntos.
La riqueza de Fidel es aportarle al mundo 25 mil profesionales de la salud, que sin cobrar un centavo trabajan en decenas de países.
La riqueza de Fidel es poder decir que en Cuba, gratuitamente, se preparan 20 mil estudiantes latinoamericanos en medicina y en los próximos años sumarán 100 mil.

La riqueza de Fidel es su pueblo, que lo ama, como a un hombre bueno, podría a caso Forbes hablar de esa riqueza y no atribuirle que tiene 900 millones de dolares, ¿para qué tanta mentira?.

Tuesday, April 04, 2006

Los muchachos de batas blancas

Sienten placer de vivir con los holguineros, en sus mismas casas. Dentro de seis años ya serán médicos.

Por Rodobaldo Martínez Pérez
rodo@ahora.cu
http://www.ahora.cu/
Para quienes hacemos un semanario en Holguín, provincia oriental de Cuba, duele ver cuantos hechos no salen a la calle por el limitado espacio. Tenemos montañas de trabajos como para hacer dos periódicos cada día, pero así es de duro el bloqueo contra nuestro país, que nos impide hacer un diario, como fuimos hasta que perdimos el 85 por ciento de nuestro comercio exterior, con el inició de la década del 90 del siglo pasado.
Siempre tratamos de priorizar los acontecimientos. De ahí el destaque a la visita, a este territorio, de Álvaro Ríos Roca, secretario ejecutivo de la OLADE (Organización Latinoamericana de Energía con sede en Ecuador).
Aquí hay mucho que enseñar a un visitante. Es otra revolución dentro de la Revolución lo que pasa cada día para darle más bienestar al pueblo, pero a Ríos Roca lo que más lo emocionó fue oír a sus compatriotas bolivianos contar como viven en esta provincia, en las mismas casas de los holguineros.
Estos muchachos, quienes enriquecen nuestra mezcla al caminar por las calles, adueñarse de los policlínicos o entrar y salir de nuestros hogares, les sobraron palabras para expresar el cariño que le crece por las nuevas familias. Desbordaron emociones por sus ojos, que anestesiarían cualquier maldad que siempre nos imputan esa mafia anticubana que reina en Miami.
Porque mientras que aquí somos solidarios y sabemos compartir lo poco que tenemos, aún en el filo del mayor sacrificio, en el norte revuelto y brutal, como lo calificó Martí, muchos ni se alegraron que seamos los subcampeones mundiales en la pelota. Pedían que perdieran los de esta tierra, que como quiera también es la suya.
Realmente no haya que criticarnos. Pero están en contra de todas las banderas, claro menos la de Bush. Ahora no salieron a las calles cuando cientos de miles de hispanos, de diversas nacionalidades, reclamaron una Ley de Inmigración para legalizar la decisión de permanecer en ese país.
Se sienten superiores en el Imperio que lo resguarda, por encima de los 37 millones de hispanos que viven en los Estados Unidos, que no tienen una Ley de Ajuste Cubano.
Nosotros salimos siempre hacia la luz, no aprovechamos las sombras para invadir por el éter, con una radio y una televisión que no son bienvenidas por la mayoría de los cubanos ni contratamos mercenarios para matar y solo queremos la pureza de la Patria, que la defenderemos a cualquier precio.
Mientras que en Cuba cientos de médicos siembran salud en diversos países y les abrimos las puertas de las universidades a miles de estudiantes, para que labren un mundo mejor, allá, en el Imperio, de manera activa, multiplican las acciones para tratar de hacer un trasnochado sueño de más de cuatro décadas: derribar al Gobierno Cubano.
Los propagandistas del Departamento de Estado le llaman “transición democrática”.
Es la formulación de un proyecto platista, totalmente anexionista redactado por la comisión norteamericana para la “Asistencia a una Cuba Libre”, que hicieron público hace dos años.
Los cubanos no queremos más democracia que ésta, ni más libertad que la conquistada aquel glorioso primero de enero 1959, al corajudo grito de viva cuba libre, por la que se batallaba desde el 10 de octubre de 1868, cuando Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, inició la guerra contra el colonialismo español.
Por eso fue emocionante observar la alegría de Álvaro Ríos Roca al confraternizar con estos jóvenes, tan bolivianos como él, que ya visten batas blancas y dentro de seis años, serán prestigiosos médicos generales.
A nosotros nos agradó la visita del Secretario Ejecutivo de la OLADE, pero seguro que más le alegró a él comprobar con cuanto cariño tratan a sus coterráneos.

.

Saturday, March 25, 2006

El valor de una felicitación

Por Rodobaldo Martínez Pérez
rodo@ahora.cu
www.ahora.cu
Desde hace días no le comentaba sobre las horas de cierre de nuestro periódico ¡ahora!, este semanario que, al salir, deja en la redacción materiales para cuatro o cinco periódicos más, otra crueldad del bloque yanquis.
Esta edición, la número 9 mil 571, nos sorprendió agradablemente una congratulación que trasmitió Fidel, nuestro Comandante en Jefe, al pueblo holguinero.
Que Fidel felicite a una provincia, acá en Cuba es un gran premio, por el respeto que se ha ganado en casi 60 años de lucha constante para darle lo mejor a sus compatriotas. Porque siempre ha sido el primero en la lucha, el que más se exige y el primero en criticar lo mal hecho o reconocer donde se equivocó.
Son pocos los líderes del mundo que despiertan tanto amor entre los suyos. Cuando los niños acá comienzan a hablar una de las primaras palabras que pronuncian es Fidel y lo descubren en la televisión o en una foto.
Es el primero que no permite el culto a la personalidad y jamás quisiera que lo distingan. Hace mucho tiempo que con Martí, nuestro apóstol nacional, aprendió que toda la gloria del mundo cabe en un grado de maíz.
Ahora los holguineros, orgullos de decir que Fidel nació en esta provincia, en un apartado lugar llamado Birán, en el municipio de Cueto, en callada complicidad, queremos festejar el cumpleaños 80 de nuestro Presidente y decimos así nuestro porque nace desde el corazón.
Puedo afirmar que ya funcionó el resorte de la callada complicidad, porque inauguramos la casilla de los regalos para el Comandante, como casi todos le nombran en Cuba. Solo se solicitó que el mejor regalo era el trabajo arduo de cada uno en sus puestos, así lo convocó un joven villaclareño, quien desde hace varios años dirige en la provincia de Holguín.
Díaz-Canel es ese joven, amante de la cultura, deporte. De su apretadísima agenda, donde casi no hay segundos libres, la comprime para jugar softbol cada sábado. Es defensor de la cultura del detalle, de enriquecer la espiritualidad de las personas y mejorar, cada vez más, las imágenes de los pueblos y ciudades holguineras. A él se le ocurrió, al despedir el 2005, en las montañas del municipio Sagua de Tánamo, convocar a una cruzada para homenajear al Comandante y cómo para no herir su sensibilidad pidió que fuera en Callada Complicidad.
De ahí el gran valor de esta felicitación que ¡ahora! publica en su primera plana.
Los primeros que se alegraron fueron Díaz-Canel, Sergito, otro joven dirigente que vino desde Pinar del Río y Olivera Fis, el presidente del Gobierno aquí, un negro que nació en San Germán, una zona azucarera próxima al Río Cauto, el más largo de Cuba, y ha visto sus sueños realizados con esta Revolución de los humildes y para los humildes, sus antepasados fueron esclavos y vilipendiados siempre, hasta tenían que dejar la acera cuando venía un blanco por ella, aún en la llamada seudo república, cuando mandaban aquí los yanquis, algo así parecido a lo que pretende el Plan Bush hacer con Cuba.
O sea que en estos tres meses iniciales del 2006 la convocatoria a trabajar más funcionó y los holguineros nos destacamos en las obras para los grupos electrógenos, que permitirán en la provincia eliminar los apagones por desperfectos de las termoeléctricas generadoras.
Esas edificaciones y otras dentro del programa de la Batalla de Ideas, que tienen que ver con la Salud Pública y Educación, han ido a trabajar, con orgullo y pasión, cientos de personas voluntariamente, que luego se beneficiarán con sus servicios. Así somos los cubanos.
Tenemos muchas carencias, incluso el azote de la sequía que insiste en mortificarnos año por año, pero somos felices aquí y dueños del futuro.
Por eso disfrutamos tanto esta felicitación de Fidel y seguimos en Callada Complicidad para darle más satisfacción en sus 80 cumpleaños.

Friday, February 17, 2006

Bush ¿ De qué democracia?


Por Rodobaldo Martínez Pérez
rodo@ahora.cu
www.ahora.cu

Mientras que nosotros comenzamos una nueva etapa para hacer más Revolución, con el único fin de elevar el bienestar a los cubanos, si para todos, y sumamos más de 11 millones, el presidente Bush insiste en acelerar la transición de Cuba a la democracia.
Pero los cubanos nos preguntamos ¿Señor emperador, por favor, qué democracia nos destina a nosotros?
Podría ser la de Haití, donde desde su despacho ordenó una segunda vuelta. Simplemente porque ganó Preval, el candidato favorito a la presidencia de ese hermano y sufrido país, por el Movimiento La Esperanza. Gracias que al final triunfó la sensatez.
O hacer como en la República Dominicana donde los soldados norteamericanos se pasean como dueños de casa, sin obedecer al reclamo popular de que se retiren de ese territorio.
Tal vez le gustaría saborear que conozcamos el Tratado de Libre Comercio (TLC) como anunciaron, con puro optimismo, en Panamá, donde hoy crece la ola de escepticismo y descontento y pronto sufrirán más por las condiciones cada vez más individualistas impuestas por la Nueva Roma, como soportan en México, uno de los iniciadores de esta otra forma de esclavitud y casa sola.
Miren como los médicos en Nicaragua demandan la renuncia de la Ministra de Salud. Más de un centenar fueron a la huelga para exigir más salario, sin embargo la policía, sin ningún miramiento, usó la fuerza para desalojarlos de la cancillería nicaragüense.
Allá en el “Norte revuelto y brutal que nos desprecia” como decía Martí, además de Posada Carriles, terrorista de origen cubano y connotado asesino, está Gonzalo Sánchez de Lazada, ex presidente de Bolivia, quien ordenó la sangrienta represión a manifestaciones populares, hace unos tres años.
Ahora que inicia una verdadera democracia en La Paz, Evo Morales, en nombre de su pueblo, pide justicia.
Mientras nosotros acá en Cuba tratamos de eliminar los tediosos apagones, buscando diversas vías para aumentar la generación eléctrica, a un costo de unos 3 mil millones de dólares.
Queremos que todas las casas cuenten con útiles nuevos para las cocinas, la mayoría eléctricos. Los precios de esos artículos están al costo y son subsidiados por el Estado.
Por ese Estado Socialista Cubano que es el primer defensor del pueblo, que cada vez recibe más ingresos reales con las gratuidades en la Educación y la Salud Pública, y los beneficios de la seguridad y asistencia social..
Para el 2006 se harán inversiones por más 4 mil millones de dólares en beneficio del pueblo. Más hospitales, escuelas, centros sociales y no van a enriquecer a nadie en particular, sino a la cultura general integral, que hacen más plenas a las personas, más libres, más dueña de si mismo.
Acá en nuestra democracia, señor Bush, jamás se ha torturado a nadie en 46 años. Las únicas torturas, en suelos cubanos, se conocieron con los gobiernos entreguitas, pronorteamericanos que existieron hasta 1959 y ahora las ocurridas en la base Naval de Guantánamo, ocupada ilegalmente.
En la Cuba nuestra vivimos felices y no nos interesa ninguna transición

Tuesday, February 07, 2006

OTRO COMBATE

Nuestros muertos son sagrados
Por Rodobaldo Martínez Pérez
rodo@ahora.cu
http://www.ahora.cu/
Cada día, acá en Cuba, tenemos que librar un nuevo combate. Ahora frente a las oficinas de desintereses – prefiero llamarla así- de los Estados Unidos en La Habana ondean banderas de dolor, sembrado por el Imperio a lo largo de casi cinco décadas.
Es su plaga de muertes. Nuestros mejores hijos, víctimas del terrorismo desatado por la Roma de hoy contra mi país. Familiares que lloran por siempre a sus seres queridos, que jamás han vuelto a tener paz, desde el primer momento de la tragedia.
Lloran las almas ante los afiches con los rostros de 138 compatriotas. Cualquiera de nosotros pudimos haber corrido la misma suerte, y con hidalguía hubiéramos dado lo más preciado que tiene un ser humana: La vida, como lo han hecho a lo largo de estos años más de tres mil 400 hermanos nuestros víctimas del terrorismo.
Es el precio que tenemos que pagar por ser libres. Por ser rebeldes, para no doblegar la frente ante la bota asesina del Emperador. Son vidas arrebatas, que vuelven como banderas de combate, para hacer invencible nuestra propia voz.
La idea, casi en secreto, nació el ya histórico pasado 24 de enero, cuando desfilamos más de un millón 400 mil cubanos frente a la Oficina de Intereses de los Estados Unidos en La Habana. Entonces ellos osaron exhibir unos cartelitos, unos lumínicos, que en buena lid entre las relaciones internacionales, ofenden a cualquier país anfitrión. Pero como se creen dueños del mundo, eso no les importa.
De inmediato se cerró la Avenida del Malecón y comenzaron los enigmas. Hasta Fidel la visitó la noche del 25, al día siguiente de nuestra protesta antiterrorista, para como es su costumbre visitar a los combatientes en la misma trinchera.
Se trabajó duro, sin descanso para ampliar la Tribuna Antiimperialista José Martí. Quedó como sorpresa lo que se iría a levantar.
Y en este glorioso 6 de febrero se izaron las 138 banderas negras, con su estrella solitaria. Es una nueva respuesta a las provocaciones del Imperio, y una muestra más de nuestra elevada cultura. Es otro combate de nuestro aguerrido y glorioso pueblo, que virilmente volvió a llorar para que la injusticia tiemble.