Columnas

Friday, October 13, 2017

#Báguano ¿Sin s o con s?



#Báguano, #Holguín
Por Hilda Pupo Salazar y Rodobaldo Martínez Pérez
rodo@enet.cu

 Hace varios años ¡ahora! Investigó sobre el nombre del municipio holguinero de Báguano:  si terminaba en s o no  y llegó a la siguiente conclusión, que reproducimos  por su actualidad y conocer que a veces le ponen esa consonante al final

  Quizás sea el contraste y los atributos  del relieve lo que privilegian  a este fértil valle intra montano.  Por un lado las alturas de Maniabón  interrumpen a la llanura de Nipe   y devienen escolta natural a la planicie, por otro,       la humedad de los ríos y embalses     bañan los rojizos suelos  y llenan de verde la floresta.
       Es un  paisaje sui géneris  por su carga de colores y accidentes geográficos, mostrado desde la elevación frontal que funciona como un original  mirador y por donde cruza la carretera que da acceso al lugar.
    En época de zafra,  el olor a guarapo  impregnado  en el aire anuncia que se está en el umbral de un barrio azucarero y se suma a la bella naturaleza  que singulariza a este  municipio holguinero: Báguano.
      Un poco de historia
     Cuando el 28 de septiembre de 1989, ¡ahora! publicó una nota aclaratoria que  decía: “Una  vieja discusión acaba de ser zanjada por el Grupo Técnico Asesor de Nombres Geográficos (GTA) en esta provincia...,  no imaginó  que 13 años después resurgiría, con más fuerza, la polémica.
      Se trataba entonces de la terminación,   por un subgrupo de Eponimia, encabezado por la historiadora Elda Fernández Perdomo, de una investigación histórico-semántica del vocablo Báguano, nombre del municipio, poblado cabecera, loma y río.
      Terminada la indagación,  que contó con entrevistas a los habitantes, testimonios de especialistas, revisión de documentos de diferentes épocas y encuestas,  se concluyó que la palabra debía escribirse sin s.
        ¿Por qué Báguano?
   Los mismos argumentos que avalaron el criterio de que Báguano era sin s,   hace más de una década,  los sostiene hoy la licenciada Elda Fernández, quien menciona  un conversatorio con el científico José Guarch Delmonte,   ya fallecido,  donde le confirmó la descendencia  aborigen  del término.
     Recuerda le comentó de una leyenda sobre un cacique de igual nombre inmolado contra el colonizador español, por tanto, aunque en teoría, se sostiene la posibilidad de que Báguano pueda  descender  de las lenguas aruhacas.
  Para ello  me remitió a Laslenguas indígenas de América y el español de Cuba, de Sergio Valdés Bernal, donde no incluye a Báguano en la recopilación de arauquismos, pero si a Bagá, del cual dice es nombre de un árbol silvestre común en todos los terrenos cenagosos de la Isla y subraya la posibilidad de que se trate de un préstamo tomado del aruaco insular.
      Sobre esa voz refiere Bernal:  “nos hacen pensar en el origen indocubano de los topónimos Bagacun y Báguano, nombre de un hato y un río, respectivamente”.
    Tales criterios son reafirmados por la licenciada Elena GuarchRodríguez, investigadora auxiliar y jefa de Departamento Centro Oriental de Arqueología CISAT, CITMA en Holguín,  quien reafirma la tradición de que Báguano era el nombre de un cacique inmolado contra los colonizadores españoles y que posiblemente su nombre denominó al río y al poblado.
 Añade que esa voz, por su estructura,  indica su posible procedencia aruaca, etnia aborigen que habitó las Antillas Mayores y Cuba a partir del 820 D.N.E. Está compuesto dicho vocablo por el morfema Ba, ampliamente utilizado en voces aruacas insulares comprobadas como Baracoa, Babiney, Barajagua, Bariay, Baní o Bayate y el morfema guano con lo que se denomina en la lengua aruaca insular a la hoja seca de todas las especies de palmas. Este vocablo está referenciado y estudiado por varios lexicógrafos cubanos, aunque se desconoce si tenía un significado aparte de constituir un nombre.
Expresa que en sus orígenes debió pronunciarse Baguano, con la fuerza de pronunciación en la penúltima sílaba, más común en el aruaco insular y que en esa época debió denominársele sin s al final.  En referencias encontradas a la concentración de fuerzas mambisas alrededor de los años 1870, la localidad se denomina Báguano y en la carta 1:50 del ICGC, del año 1989, aparece una localidad cercana a la carretera con el nombre de Báguano Viejo, que debió constituir el primer asentamiento poblacional, denominándose Báguanos al poblado donde está enclavado el CAI López- Peña.
     Elda agrega que la fecha más antigua de la existencia de Báguano la encontró en  el Legajo de Capitanía número seis en el Archivo provincial de Holguín en una comunicación del Gobernador del Departamento Oriental al Teniente Gobernador deHolguín el 28 de noviembre de 1814: “Acompaño a Ud. los títulos de Capitanes de Partido de Báguano...”
     Escrito de igual forma lo está  en el Diccionario estadístico-histórico de la Isla de Cuba de Don Jacobo Pezuelaen 1863,  en el mapa de Esteban Pichardo, correspondiente al plano de reunión del  nomenclátor de  Cuba 1860-70 y en otras fuentes documentales, en el propio archivo como: Censo de Población del Partido en Tacajó en 1850,   Legajo de fincas rústicas número seis Hato Báguano  de 1856,  expediente sobre Padrón para presupuestos de 1857,   Protocolo de pases de marzo de 1859 y en registro de propiedad de 1894 en tomo I, III y IV.
     Revisó escritos de destacadas figuras de la Guerras de Independencia que mencionaron la zona como Carlos Manuel de Céspedes , Antonio Maceo , Calixto García, Julio Grave de Peralta, para determinar que mayoritariamente, para no ser absoluta,  la referencia a Baguano en la época de la colonia fue sin s.
  ¿Y cuándo adquiere la S?
   Según la documentación, dice Elda, la inclusión de la S pertenece a comienzos del siglo XX con la penetración capitalista en el sitio, específicamente cuando en 1917  Melchor Palomo,  Gabriel  Mariño y Rafael Sánchez fundan  el central azucarero al que denominan Báguanos,  A1guanos con intereses azucareros en el central Santa Lucía ( hoy “Rafael Freyre”).
      Agrega que en la misma región  existían dos Báguano, uno como finca o hato fundador o sea Báguano Viejo y dentro del un sitio de labor con igual nombre, por tanto ambos  Báguano  derivaron en los Báguanos  y aunque indistintamente se escribía el toponímico, las personas lo utilizaban más con  s.
      La fuerza de la palabra original trascendió en el silo XX y generó la dicotomía de la expresión. En 1976, cuando la División Política Administrativa, quedó amparado por la ley 150, con S al final.
     Pero al margen de la legislación se escribía de las dos formas en documentos ofíciales o no, por lo que ya creada la Comisión Nacional de Nombres Geográficos, con un Grupo Técnico Asesor en Holguín , deciden acometer una investigación para normalizar el nombre.
      Una vez concluido el trabajo, el GTA  en la provincia, adjunto al Órgano del Poder Popular, lo remite a la Asamblea del Gobierno en el municipio, la cual lo aprueba, según el acuerdo 299 del 13 de mayo de 1991, más tarde la provincia y después se remitió a la Comisión Nacional.
        Desde el año anterior el ComitéEjecutivo del Consejo de Ministros había acordado adoptar el decreto 150 sobre la uniformación de los nombres geográficos,  que refería en su artículo tres  que “ los nombres geográficos uniformados nacionales y extranjeros serán de uso obligatorio, con el sentido y la escritura que aprueban los órganos y organismos responsabilizados por este Decreto".
     Una de las misiones más abarcadoras de la Comisión Nacional de Nombres Geográficos  fue la edición de un Diccionario Geográfico de Cuba. Holguín colaboró en los toponímicos de esta provincia y hace llegar la propuesta de inclusión al Consejo de la Administración en la provincia, que en el acuerdo 191 de 1997, correspondiente a su reunión 22, la aprueba como nombres y términos genéricos definitivos.
     De esta forma, cuando sale del diccionario en el 2000 se registra Báguano, como municipio, cabecera municipal y río.
   Ya sea porque todo este trabajo precedente no se divulgó lo suficiente, la nota aclaratoria del periódico se olvidó y no fluyó la información correcta desde el nivel central, la polémica ha vuelto a resurgir.
      ¡Ahoravisitó el poblado y constató esa especie de confusión del nombre del lugar donde viven,  cuando a estas alturas aún se preguntan ¿lo escribimos con s o sin ella?
        Directivos del Correo  de allí nos mostraron que la mayoría de la correspondencia en el mes de diciembre está registrada con Báguano,  en  la  memoria del teletipo la palabra está escrita igual, por lo que todos los telegramas enviados desde esa localidad a otros correos de Cuba llegan sin s.
      Marilyn Rubio Álvarez, funcionaria del CIRP (Carné de Identidad y Registro de Población),  quien  labora en ese lugar desde hace 20 años,  asegura  la emisión de Carné de Identidad  sin s en todo ese tiempo.   Jorge Luis García Castañeda, director del  museo de la localidad y Pedro Pablo, director de Cultura, abogaron por respetar el nombre original, a favor del rescate de nuestras raíces.
       En un trabajo investigativo de Leticia Álvarez Almaguer, jefa del Departamento Socio-Cultural de la dirección de Cultura en el municipio, refirió que en más de 120 entrevistas realizadas a los pobladores, entre ellos a los más viejos, la mayoría opina  que es sin s.
  Al final

El Grupo Técnico Asesor de Holguín, integrada por geógrafos, historiadores, ingenieros y especialistas en la materia,  posee una investigación seria y científica que no puede subestimarse a la hora de acometer cualquier acción, muy indispensable para acabar de uniformar el nombre de este municipio, donde se encuentra escrito de una forma u otra. 
      Si a pesar de lo demostrado se insiste en agregarle la s, ello implica, antes de emitir cualquier orientación, derogar, primero, todos los acuerdos tomados, además,  las aclaraciones a nivel nacional de cuanto ha hecho la provincia es sumamente importante.
        Para una modificación de un toponímico  tienen que existir fuertes argumentos, ello puede dañar, a veces sin intencionalidad,  las raíces históricas y por la defensa de nuestra identidad “hay que poner coto a la confusión y errores existentes en la denominación de las entidades geográficas. Los nombres geográficos deben ser atendidos, cuidados y tratados con respeto, ellos son elementos vivos y testigos excepcionales de nuestra historia, de nuestras tradiciones, costumbres y de nuestra cultura”.
                                                 

No comments:

Post a Comment